Gestalt-terapia en Bilbao

Vivimos en una sociedad en la cual se potencia el individualismo, se potencia la competitividad, la rivalidad, el ser mejor que el otro, no desarrollar nuestras capacidades con el otro, con el apoyo de los demás y apoyando a los demás. Se potencia el ser autosuficientes, aunque esto sea un espejismo, ya que no podemos vivir sin el reconocimiento, el amor, la comprensión y el apoyo de los otros. No somos autosuficientes en ningún aspecto de nuestra vida, necesitamos del contacto para satisfacer nuestras necesidades.

La Gestalt-terapia trabaja en el contacto, en el hacer con el otro; sobre la premisa de que la experiencia primordial es el contacto. Todo lo que necesita lo va a conseguir en el contacto con el entorno: desde la alimentación, la respiración, el amor, la comprensión, la experiencia de sus propios límites, etc. Sea este un contacto de apoyo o de conflicto.

Trabajan juntos terapeuta y paciente, para clarificar lo que este necesita en “el aquí y el ahora” de la situación, en cómo hace para conseguir satisfacer esta necesidad, o cómo hace para no satisfacerla.

El planteamiento es que somos seres creativos, que constantemente vamos adaptándonos a las situaciones difíciles de una manera creativa, siendo capaces de encontrar nuevas soluciones a nuevas situaciones. Pero a veces, por frustraciones y por hábitos, perdemos temporalmente la capacidad de crear, de encontrar la mejor solución y nos vemos respondiendo como siempre, viendo lo nuevo como viejo. Repitiendo las mismas acciones esperando resultados diferentes lo que nos lleva a la frustración y la desesperación.

Es cierto que parece que en la repetición encontramos una seguridad, pero también encontramos la frustración, la insatisfacción, el aburrimiento.

No se trata de minusvalorar las respuestas, las formas creadas con anterioridad, sino de ver si en esta nueva situación son adecuadas o no. Se trata de recuperar la capacidad creativa, de crear nuevas formas que ayuden a satisfacer hoy lo que se necesita en el contacto con los otros.

Para los Gestalt-terapeutas, es muy importante la situación, ya que nuestras necesidades, nuestras emociones, no pueden ser desligados de estas. Tenemos que tener en cuenta la situación tanto personal, afectiva, como la política, económica y social. Todo esto influye en nuestra vida y la difícil situación que hoy vivimos, de inseguridad, de falta de expectativas, etc. Esto hace que surjan nuevas formas de sufrimiento y que otras se agudicen. Pero también esta situación esta favoreciendo la aparición de nuevas formas de hacer, nuevas formas de solidaridad, de hacer con el otro.

Con la Gestalt-terapia no podremos acabar con el dolor, porque este en muchos casos es inherente a la vida, pero trabaja junto a usted, paciente y terapeuta con el encuentro como medio, para identificar lo que el paciente necesita, y qué puede hacer para conseguirlo en una situación determinada. Trabaja en la co-construcción de nuevas formas. Trabaja para que el paciente pase a ser el artista de su propia vida.

 Realiza: 

  • Terapias individuales.
  • Terapias de pareja.
  • Terapias de grupo.
Celia Elu Ortiz cuadros

Pida su cita en el teléfono:
944 151 998